Sistemas de administración de energía (EMS)

Sea que se trate de edificios grandes o pequeños, un EMS reduce los costos de energía mediante el control automático del equipo y el ambiente del interior
La función principal de un EMS es apagar automáticamente el equipo cuando no se lo necesita. Los sistemas EMS son programables y se pueden administrar en línea desde ubicaciones remotas. Los avances continuos en la tecnología de EMS han hecho que estos sistemas sean económicos para instalaciones existentes más pequeñas.

 

EMS: un mejor control reduce el uso de energía

Los sistemas de administración de energía son versátiles. Pueden mantener distintos cronogramas para distintos equipos con horarios diferentes para cada día de la semana. Se pueden programar los sistemas para que reflejen los niveles de ocupación, los horarios de los turnos, el tipo de trabajo realizado y otras variables que afectan a la demanda de calefacción y aire acondicionado. La tecnología EMS se puede usar para regular los puntos definidos de temperatura cuando un edificio no está ocupado alternando el uso de la calefacción y el aire acondicionado en lugar de apagar los sistemas por completo. Este enfoque controla la humedad, protege el contenido del edificio y previene el sobrecalentamiento y el congelamiento.

 

Incentivos actuales para sistemas de administración de energía

Encuentre su patrocinador de Mass Save